Las importancia de hacer una estrategia de talento


En el entorno denominado VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), la estrategia de talento es una de las claves del éxito de las empresas, ya que el 60% de la productividad de una compañía está directamente vinculada a él. El talento es escaso y global, por este motivo, en este mundo de nueva incertidumbre es clave identificar qué talento hay en las empresas. Además, la estrategia de talento no puede estar aislada del negocio y alejada del cliente, afecta a toda la organización e impacta globalmente.




La crisis del Covid-19 llegó de forma imprevista. Nadie esperaba que un virus en China podría azotar tan rápidamente a todo el planeta. En pocas semanas la economía mundial se paralizó, como consecuencia, el miedo se apoderó de trabajadores y empresarios que vieron su futuro seriamente amenazado.


Recientemente en Uruguay, el presidente Luis Lacalle Pou finalizó la emergencia sanitaria y a partir de principios de abril, los uruguayos pueden entrar sin tapabocas en todos los sitios. A partir de la pandemia, aprendimos a digitalizarnos. Cada vez más estamos en un mundo globalizado e interconectado, lo cual ha hecho que los profesionales y empresarios empezaran a tomar medidas desde el minuto uno en la mayoría de sectores. Aprendimos a contener gastos, negociar con nuevos proveedores, quedarnos con lo imprescindible, tomar medidas de prevención. Aprendimos a cuidarnos más.


La incertidumbre se hace más leve cuando la mayor parte de los países logra que su población se vacune. En este ámbito, los líderes de todo el mundo están reconociendo el papel crítico del área de gestión de personas en el impulso del talento como ventaja competitiva para las compañías. El optimismo actual por el crecimiento de nuestras economías está limitado por la falta de agilidad de las organizaciones y los directivos están viendo como el impacto de los recortes presupuestarios y reducciones de costes sitúan el desarrollo del talento en un segundo plano. Como resultado, muchas empresas ven como la escasez de talento, el desajuste de habilidades y unos débiles planes de sucesión de los líderes, amenazan el crecimiento del negocio. El éxito futuro depende de un compromiso estratégico continuo por evaluar, desarrollar e impulsar el talento.


El liderazgo es la clave que marca la diferencia entre las empresas ganadoras y las que van a desaparecer. La escasez del liderazgo adecuado es un hándicap que solo puede resolverse desde la atracción, fidelización y desarrollo de talento, simultáneamente. Por eso, este año en el IX CALM trabajamos "Las habilidades blandas clave para navegar este mundo VUCA" aunque para muchos este mundo ya no es VUCA sino BANI( del término inglés Brittle (quebradizo), Anxious (que genera ansiedad), Non-linear (no lineal) y también del inglés Incomprehensible (incomprensible).


¿Qué es un mundo BANI?

El futurismo es un campo de estudios muy amplio que se dedica a identificar tendencias, definir modelos y escenarios y busca discernir hacia donde se dirige el mundo. El IFTF (Institute For The Future) es una organización, nacida de la mítica RAND, dedicada al estudio del futuro. Jamais Cascio es uno de sus colaboradores, y es quien acuñó el término BANI en 2016, y quien lo ha fijado en su artículo de 2020 (“Facing the Age of Chaos”). Cascio se graduó de Mira Costa High School, en Manhattan Beach, California en 1983. En 1988 se graduó de la Universidad de California, con másters en antropología e historia. También estudió Ciencias políticas en Berkeley, graduándose en 1993.


Para Cascio, VUCA se está quedando obsoleto y no cumple su cometido: cuando nos dice que un sistema es volátil o ambiguo, no nos aporta nada nuevo. Un cambio de paradigma requiere un cambio de lenguaje. BANI recoge la inestabilidad y situaciones caóticas, sorprendentes y desorientadoras. “Ambiguo” se queda corto, lo que experimentamos es incomprensible y genera ansiedad.


Además, BANI incluye formas de lidiar con esos cuatro desafíos: la solidez frágil con “resiliencia” y “holgura”; la ansiedad con empatía y mindfulness; la no-linealidad con contexto y flexibilidad; y la incomprensibilidad con transparencia e intuición.


Mira el programa que nos espera en el congreso aquí