Libera tu sentido común saliendo de la jaula


En 1966, en la Universidad de Wisconsin-Madison, se realizó un experimento con cinco monos en una jaula grande. En el medio de la jaula, se colocó una escalera que conducía a unos plátanos colgantes. Cuando comenzó el experimento, un mono vio la comida y comenzó a subir la escalera. Mientras lo hacía, el investigador, Gordon Stephenson, lo roció con un chorro de agua fría. Luego se volvió hacia todos los otros monos en la jaula y roció a todos y cada uno de ellos también. El mono en la escalera salió corriendo sin un plátano y ahora los cinco monos quedaron fríos y mojados. Sin embargo, después de un tiempo, la tentación del plátano hizo señas y otro mono intentó subir la escalera. Y una vez más, el investigador roció al mono aventurero en la escalera, así como a cada uno de sus compañeros de jaula. Lo que sucedió a continuación fue sorprendente para el investigador, pero no del todo inesperado.

Cuando un tercer mono intentó subir la escalera, los otros monos se dieron cuenta de que lo que venía a continuación era agua fría para todos. Querían evitar este malestar. Aparentemente, cuando los monos son conscientes de que la incomodidad es inminente, es posible que no se detengan para "usar sus palabras"... golpean, golpean, golpean y golpean hasta que el mono errante capta el mensaje. El mono que trepaba por la escalera fue así arrancado y educado por los otros monos. La segunda parte del experimento implicó quitar un mono y reemplazarlo con un mono nuevo. Como era de esperar del recién llegado, al ver los plátanos, ingenuamente comenzó a subir la escalera. Y al igual que el último escalador, los otros monos lo sacaron y lo educaron. Aquí es donde se puso interesante: el investigador sacó un segundo de los monos originales de la jaula y lo reemplazó con un mono nuevo. Nuevamente, el nuevo mono fue por los plátanos y, nuevamente, los otros monos le impidieron trepar a los plátanos, incluido el mono que nunca había sido rociado. ¿Qué ha pasado? La cultura pasó y formó una jaula. La historia del mono ilustra cómo operamos en grupos y en equipos de trabajo. Reunimos experiencias de lo que funciona y lo que no funciona. Deducimos una forma de trabajar que funciona mejor bajo las circunstancias y colectivamente, construimos una norma.


Esto es exactamente lo que sucedió en nuestras organizaciones durante décadas de operar en entornos estables y predecibles que permitieron enfocarse en la estabilidad y la eficiencia. Con los entornos VUCA y BANI que estamos viviendo , no todo va a funcionar como esperábamos hace veinte años. Aun así hay muchas empresas que siguen construyendo desde el pasado, con poca capacidad para innovar. Evitan riesgos, no piensan demasiado y repiten procesos que creen que son los más eficientes.


Al final del experimento, no quedó ninguno de los monos originales y, sin embargo, a pesar de que ninguno de ellos experimentó el rocío frío y húmedo, todos habían aprendido a nunca intentar ir por los plátanos.


Y con eso, nació una de las mejores lecciones de negocios de todos los tiempos. Y no podría ser más relevante hoy. Incluso entre algunos de mis propios clientes, esta condición prevalece. Invariablemente, cuando examinamos los sistemas existentes en un esfuerzo por instalar y actualizar a nuevos sistemas, encontramos procesos que no tienen sentido pero que, sin embargo, se ejecutan. Tras una inspección más cercana, casi invariablemente, la persona que realiza el proceso explica: “No sé por qué hago esto. Es la forma en que siempre se ha hecho. Tengo miedo de lo que podría pasar si cambio el proceso a algo que tenga más sentido. La persona que inició este proceso ya no está aquí”.


Es un poderoso recordatorio de que los procesos clave en las organizaciones grandes y pequeñas necesitan un examen y una revisión de forma regular. Como me dijo una vez uno de mis mentores, un proceso examinado es un proceso mejorado. Esto es cierto para cualquier proceso comercial: financiero, de operaciones y ventas.


Por eso, la idea del CALM (Congreso de Autoestima y Liderazgo de Montevideo) es lograr que la gente reflexione lo que necesita cambiar, lo que puede innovar y piense que puede aportar en este nuevo mundo. Cada año, el congreso trae las últimas tendencias en management, coaching, PNL, Neurociencia y psicología social pero tras dos años de pandemia, esta es la oportunidad también para hacer networking y reencontrarnos.



22 visualizaciones0 comentarios